Blog

Hace 8.000 años ya se elaboraba vino

Los últimos descubrimientos así lo afirman

Excavaciones en Georgia han descubierto pruebas de la primera vinificación en el mundo, en el periodo neolítico alrededor del año 6000 a C, entre 600 y 1.000 años antes de lo aceptado hasta ahora. La evidencia química más antigua previamente conocida de vino data de entre el 5400 y el 5000 a C y era de un área en las Montañas Zagros de Irán. Sin embargo, los investigadores dicen ahora que la práctica comenzó cientos de años antes en la región del sur del Cáucaso en la frontera de Europa del Este y el oeste de Asia.

Estas afirmaciones que llegan desde Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América se basa en las excavaciones que se han realizado en dos sitios neolíticos de cerámica temprana (6000-4500 aC) llamados Gadachrili Gora y Shulaveris Gora, aproximadamente a 50 kilómetros al sur de la actual capital de Tbilisi, en Georgia. Se recogieron fragmentos de jarras de cerámica y posteriormente científicos de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, los analizaron para determinar la naturaleza del residuo preservado en el interior durante varios milenios.

Los investigadores sostienen que los datos combinados arqueológicos, químicos, botánicos, climáticos y de radiocarbono proporcionados por el análisis demuestran que la vid eurasiática Vitis vinifera abundaba alrededor de los sitios. Creció en condiciones ambientales ideales en los primeros tiempos del Neolítico, similar a las regiones productoras de vino ‘premium’ en Italia y el sur de Francia en la actualidad.

Los análisis químicos realizados proporcionan la evidencia arqueológica biomolecular más temprana para vino de uva y vinicultura. Los frascos de gran capacidad, algunas de las primeras cerámicas hechas en el Cercano Oriente, probablemente sirvieron como fermentación combinada, envejecimiento y recipientes para servir. Las formas de jarras Hajji Firuz también son muy adecuadas para la vinificación y el almacenamiento del vino, lo que implica que son parte de una tradición industrial anterior. Sus bocas estrechas y altas podrían haber sido taponadas con arcilla (algunos ejemplos posibles con el mismo diámetro que las bocas de las jarras se encontraron cerca) o cubiertas.

La uva silvestre de Eurasia se convirtió en la base de una "cultura del vino" generalizada en Oriente Próximo y Egipto, extendiéndose más tarde al este de Asia y del Mediterráneo a Europa y luego al Nuevo Mundo. Hoy en día, existen entre 8,000 y 10,000 cultivares domesticados de vino, pasas y uvas de mesa, con una gama de colores que van del negro al rojo y al blanco.