Blog

El tamaño sí importa

Un estudio realizado en Inglaterra refleja que ha aumentado el consumo del vino y también de las copas en las que se sirve

Esa es una de las conclusiones que se sacan al conocer que el consumo del vino ha aumentado. Un dato que se desprende tras conocer el estudio realizado desde la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y que ha salido publicado en la edición navideña de la revista 'British Medical Journal' . En él se analizan los cambios de tamaño en las copas de vino que se han venido utilizando en Inglaterra desde el siglo 18 hasta nuestros días pasando de los 66 mililitros de media a los 449. ¡Casi siete veces más!

Y es que el consumo de alcohol ha variado mucho durante estos trescientos años. Mientras que hasta finales del siglo 20 la cerveza y los licores eran los más consumidos debido al precio del vino, entre los años 1960 y 1980 su llegada a las clases sociales más inferiores hace que se cuadriplique, con un segundo aumento que se daría entre los años 1980 y 2004. No es tanto por el abaratamiento del producto sino porque mejoran las condiciones para estas clases, unido a que se da más disponibilidad y comercialización de productos alcohólicos, y licencias más liberales que llevan a los supermercados a competir. Pero también el diseño de los vasos, cada vez más grandes, también puede haber contribuido al aumento de la bebida, especialmente del vino.

El estudio indica que una vajilla más grande aumenta el consumo de alimentos, pero hasta ahora no se había estudiado tanto con respecto a la cristalería. Las mediciones sugieren que la capacidad de las copas en Inglaterra ha aumentado significativamente en los últimos 300 años, y entre las posibles causas, el documento explica que los aumentos en el tamaño del vidrio de vino a lo largo del tiempo pueden reflejar cambios en varios factores, incluidos el precio (despareció el impuesto indirecto del vidrio), la tecnología, la riqueza social y la apreciación del vino. Se une a ello que las copas de vino más grandes también pueden aumentar el placer de beber vino, lo que a su vez puede aumentar el deseo de beber más.

A partir del siglo 20 las copas de vino comenzaron a adaptarse en forma y tamaño para diferentes variedades de vino reservando las más grandes para los mejores vinos.Una influencia adicional en el tamaño del vidrio de vino puede haber venido de personas que manejan bares y restaurantes. Si las ventas de vino aumentaban cuando se vendía en vasos más grandes, esto podría haber incentivado a los vendedores a usarlos más. Para examinar el impacto de las copas de vino más grandes en las ventas desde la Universidad inglesa se ha visto que servir vino (generalmente una medida de 175 ml) en copas de vino más grandes aumentó las ventas en casi un 10% en comparación con vasos más pequeños.

En Inglaterra, a diferencia de Europa continental, el vino se sirve cada vez más en porciones de 250 ml, y el tamaño "pequeño" de 125 ml a menudo está ausente en las listas o menús de vino de Inglaterra.